bicorp

images de bicorp







 

BICORP (700 hbts.) conserva en suextenso término uno de los mayores tesoros del arte rupestre levantino, concretamente en la llamada Cueva de la Araña, con la escena única en este tipo de representaciones de la recolección de miel. La presencia humana se remonta al Mesolítico, continuándose en el Neolítico, la Edad de Bronce y la época ibérica. En el momento de la Reconquista Bicorp era una pequeña alquería musulmana (su topónimo parece provenir del término árabe Abu Karb), que Jaime I donó, junto al hoy despoblado de Benedriz, a su caballero Sancho Martínez de Oblites en 1259. Posteriormente conocería otros propietarios hasta llegar en 1493 a los Castellar de Vilanova, con los que Bicorp se erigió en el centro de una baronía que también incluía a Benedriz y Quesa. Uno de sus descendientes fue el primer conde de Castellar. La comarca fue uno de los centros de la sublevación morisca tras el Decreto de Expulsión de 1609, sufriendo estas tierras la rebelión de los mismos y la severa represión del ejército. Los moriscos de Bicorp incendiaron la iglesia y el castillo antes de hacerse fuertes con otros sublevados en la Muela de Cortes, hasta que fueron derrotados y llevados al destierro. La expulsión de los musulmanes supuso la casi completa pérdida de mano de obra, otorgando el conde de Castellar diversas Cartas Puebla para la repoblación de sus tierras. En 1647 la baronía de Bicorp pasó por herencia a los Castellví, familia que conservó su titularidad hasta la abolición de los señoríos. El PALACIO DEL CONDE DE CASTELLAR, conocido popularmente como EL CASTILLO en memoria de su origen, se halla en el centro del núcleo urbano, en la Plaza del Castillo nº 16, adonde recae su fachada principal. En este solar se levantaba el primitivo castillo de la alquería musulmana, del que nada queda salvo vestigios arqueológicos ya que sobre él mandó erigir el entonces conde de Castellar su residencia palaciega entre fines del s. XVI y principios del XVII. Debía tratarse de una típica casona señorial renacentista, que combinaba las funciones de palacio con las de fortaleza. Sin duda fue un edificio notable y de gran valor arquitectónico, al que el historiador Escolano se refiere, todavía en el s. XVI, como "un hermoso castillo, labrado a la moderna". Ya en el s. XIX, Madoz describe sus "cuatro torreones aspillerados en sus ángulos, formando todo una sola mole imponente. Gran parte de él es de piedra sillería y dentro tiene un bonito oratorio y una mina subterránea..." De todo este conjunto, que en épocas recientes llegó a servir para usos tan dispares como cinematógrafo y fábrica textil, sólo queda en pie, muy modificada, parte de su fachada principal, en la que destaca la puerta con arco de medio punto bajo frontón clasicista sobre pilastras, en el que campea el escudo de los condes, flanqueado por dos leones. El FUERTE DE LAS PEDRIZAS se halla en las proximidades de la población, fuera de su núcleo urbano, en la ladera de un monte en el paraje conocido como Las Pedrizas. Se trata de una fortificación construida a comienzos del s. XVII como baluarte y refugio de las tropas que combatieron a los sublevados moriscos tras el Decreto de Expulsión de 1609. Se construyó por orden de Juan Pacheco, dirigiendo las obras el maestro Francisco Miranda. Sus restos, abandonados desde la derrota morisca, se encuentran en avanzado estado de ruina, habiendo sido alguna de sus dependencias reconvertida para usos agrícolas y ganaderos. Se distingue principalmente su recinto amurallado, en el que se abren troneras y aspilleras habilitadas para el incipiente uso del fuego fusilero y artillero.

New product

Creado sáb 15 ago 2009 12:56:18 CEST | Último cambio sáb 15 ago 2009 12:57:50 CEST
Cantidad  -+
 
Name
Email
Comment
Or visit this link or this one